2 Comments

  1. El cuento super bonito y bastante emotivo. Creo que explica muy bien, como Bolivia no sabia que hacer con tanta agua o no valoraban el recurso que tenían ya que la tenían en abundancia y la vendieron/regalaron al mejor postor/timador, (de ahí el mazocarzo a la pobre abuelita grillo), que luego se la vende a peso oro. Cuento para reflexionar. Y con difíciles y complicadas soluciones. Ojala la naturaleza hiciera como en el vídeo, diluviar en terrenos de tal forma que se restauraran los ríos y los acuíferos subterráneos para eliminar la demanda y la necesidad.

  2. Valle Oyola

    No solo los hermanos bolivianos,tienen este problema.Si seguimos talando en forma indiscriminada nuestros bosque vamos a quedar sin reserva de agua.Bello cortometraje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *